Día del Libro 2020. Siempre… ¡gracias, libros!

Allá por 1450, Johannes Gutenberg, después de muchas investigaciones y ensayos, inventó la imprenta. Un hecho que, sin lugar a dudas, cambió el mundo. La cultura se generaliza. Es más fácil su difusión. Llega a más lugares y personas y en mayor cantidad.

El hecho de instaurar un día conmemorativo del libro es algo más reciente. En España, lo aprueba el rey Alfonso XIII en 1926 y adquiere un carácter ya mundial en 1995, aprobado por la UNESCO. Queda instaurada la fecha del 23 de Abril como Día Internacional del Libro.

Muchos han sido los inventos que se han producido a lo largo de la historia de la humanidad pero pocos han transformado tanto la vida de las personas. Así como existen metales que transmiten rápidamente la electricidad o el calor; el libro es el mejor conductor de cultura entre las personas. Se puede vivir en solitario, en pareja, en grupo… Nos da la libertad de conocer, soñar, viajar, movernos por mundos que, de otro modo, ni sabríamos que existen.

A lo largo de los años, se han producido crisis del libro; o más bien, transformaciones. Cambios en la forma pero no en el fondo. ¿De verdad creemos que la imprenta no supuso críticas por el nuevo paradigma que presentaba? Seguro que sí, y fuerte. Hoy día, disponemos de un sinfín de opciones a la hora de emprender el viaje-aventura que supone leer: libro en papel, e-book, audiolibro.

Sin embargo, este año todo es muy distinto. La crisis del Coronavirus nos ha obligado a todos a hacer un enorme sacrificio de confinamiento en casa. Pero hoy, todas las librerías -esos pequeños tesoros compuestos de sueños y valores- vuelven a abrir con todas las seguridades sanitarias. Por eso, este año, nos sumamos a la iniciativa de la Federación de Gremios de Editores de España y celebramos todos juntos, el Día del Libro este 23 de Julio, con los habituales descuentos y promociones. Tanto en librerías como en nuestra web gcloyola.com.

Desde el Grupo de Comunicación Loyola, queremos poner en valor un día tan especial como el de hoy y en las difíciles situaciones que vivimos. Abre un libro. No pierdas la ocasión de pensar, aprender, reír, llorar! Qué los libros te ayuden a crecer como personas integrales. Intelecto y espíritu de la mano, creciendo juntos. Haciéndose preguntas, buscando respuestas.

Lo dicho, ¡Feliz Día del Libro!  y recuerda:

“Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro”

(Emily Dickinson)

23 de julio, Día del Libro, #TodoEmpiezaEnUnaLibrería

Este pasado 23 de abril, Día del Libro, se ha extendido hasta el 23 de julio de este 2020. Porque en tiempo de confinamiento, celebrar esta jornada tan señalada prohibía el encuentro con quienes hacen posible que la creación literaria llegue a manos del soñador. Escritores, libreros, distribuidores y editores tenían difícil encontrarse con sus lectores en las librerías para emprender juntos una nueva historia. Así que este 23 de julio devuelve al libro el protagonismo que le arrebató la pandemia bajo el lema #TodoEmpiezaEnUnaLibrería Ahora cabe preguntarse ¿qué ha empezado en una librería? …mil recuerdos, millones de historias y personajes a los que solo la realidad supera.

¿Qué es lo que hace diferente a una librería de otros lugares? Escritores que encuentran inspiración; editoriales que lucen sus sellos entre las estanterías y lectores incansables que aciertan en el nuevo sendero elegido.  «En la librería encuentro lo que necesito, lo que quiero en cada momento, lo que me gusta leer», decía una de las autoras del Grupo de Comunicación Loyola, Gracia Iglesias, en este vídeo dedicado a las librerías.

Siguen los sueños. #TodoEmpiezaEnUnaLibrería

«El diálogo y el encuentro entre ciencia y religión es mucho más factible que en otros tiempos»

El Grupo de Comunicación Loyola está comprometido con la difusión del diálogo y del encuentro entre la ciencia y la religión. Con la publicación de la colección de los libros de la Fundación Templeton así como el pensamiento de nuestros autores, la editorial jesuita tiende puentes entre dos áreas que aparentemente son completamente opuestas. El profesor Leandro Sequeiros SJ es especialista en este diálogo. Entre sus manos y a través de su extenso conocimiento, muchos de nuestros libros pasan su filtro. El es jesuita, doctor en Ciencias Geológicas, licenciado en Teología (Granada, 2000); catedrático de Paleontología (en excedencia desde 1989). Ha sido profesor de Filosofía de la Naturaleza, de Filosofía de la Ciencia y de Antropología filosófica en la Facultad de Teología de Granada. Miembro de la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de Zaragoza, del Consejo de la Cátedra Ciencia, Tecnología y Religión de la Universidad Pontificia Comillas (UNIJES), adjunto a la dirección de la revista Pensamiento, vicepresidente de la Asociación de Amigos de Teilhard de Chardin (sección española) y presidente (desde mayo de 2020) de la Asociación Interdisciplinar José de Acosta (ASINJA).

Entre todos los publicados por el GCL de la Fundación Templeton ¿cuál recomendaría a los lectores?

Recomendaría uno de los últimos publicados, firmado por Peter Harrison, Los territorios de la ciencia y la religión, el número 19 de la colección. Lo recomiendo porque su orientación coincide mucho con la línea que seguimos en la Cátedra Francisco J, Ayala de Ciencia, Tecnología y Religión y con la línea de la Asociación Interdisciplinar José de Acosta (ASINJA), de la que acabo de ser nombrado presidente. Esta cátedra de  la Universidad Pontificia Comillas apadrina esta colección, aunque no se identifica necesariamente con la orientación de todos los libros publicados. Fue fundada en 2003 y desde sus inicios se integró en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería (ICAI) como foro de reflexión y discusión sobre aquellos temas que se encuentran en debate en la sociedad del siglo XXI, entre el conocimiento científico y tecnológico y el conocimiento religioso. Todo ello en un ámbito abierto a la diversidad de enfoques, abierto a la participación tanto de creyentes (de las distintas religiones y confesiones) como de no creyentes, y también a la participación de todos cuantos en nuestra sociedad se presten al diálogo y a tender puentes intelectuales, actitudinales y de acción social desde un pensamiento racional riguroso.

 ¿El diálogo entre ciencia y religión, a medida que se ahonda en sus desencuentros tiende a aumentar las distancias entre ambas disciplinas o están «condenadas a encontrarse»?

Sinceramente, creo que no ha habido tantos desencuentros, y estos no han sido tan violentos como algunos autores han intentado hacernos ver. Precisamente algunos de los volúmenes de la colección Ciencia y Religión es lo que demuestran. En este sentido, John Hedley Brooke, en su libro Ciencia y Religión. Perspectivas históricas, de 2016, Peter Harrison en Los territorios de la ciencia y la religión, de 2020, y Iam G. Barbour, en El encuentro entre ciencia y religión. ¿Rivales, desconocidas o compañeras de viaje?  Presencia Teológica, 2004, reconocen que hoy más que nunca, el diálogo y el encuentro es mucho más factible   que en otros tiempos. Estamos en un buen momento porque está cambiando la mentalidad de la gran mayoría de los científicos (son menos positivistas), de los filósofos (son menos dogmáticos) y los teólogos (están más abiertos al diálogo).

Lleva dedicado a este diálogo prácticamente toda su vida como jesuita y científico. Sin embargo no sé si es una cuestión que interpele y genere curiosidad a otros creyentes. ¿Cree que debería abrirse más sus interrogantes a los creyentes? ¿Por qué?

Algunos científicos de ideas muy fijas (pero con mucho poder mediático, como Richard Dawkins, Daniel Dennett y Sam Harris) han comparado el daño que hace el COVID-19 con el daño que hacen las religiones. La palabra “ciencia” llena hoy muchos espacios de nuestra sociedad. Por ello, se suele hablar desde hace años de que vivimos “La Era de la Ciencia”, un período de la humanidad en el que la ciencia y los científicos deben iluminar el camino por lo que avance la sociedad. Precisamente, en el diario El País del 6 de junio, en el apartado “ideas”, se inserta un artículo sobre con el título que la ciencia revolucione la política. Se pide que los científicos protagonicen los cambios sociales y no los políticos. La palabra “ciencia” y “científicos” aparece con frecuencia en las redes sociales y esto debe interpelar y generar curiosidad a los creyentes formados. “La idea de que cada nuevo avance científico es un clavo más en el ataúd de Dios está muy extendida entre el público”, escribe el matemático de Oxford y profesor de Fe y Ciencia John C. Lennox en capítulo 1º de su libro ¿Ha enterrado la ciencia a Dios? Tal vez este texto sea un tanto exagerado. Pero desde mi punto de vista y desde mi experiencia de casi medio siglo en este campo, muchos creyentes adultos en su fe en Europa no poseen herramientas intelectuales para integrar los interrogantes y retos de la Era de la Ciencia en unas vivencias y expresiones religiosas que hoy se quedan ya demasiado cortas.

¿Qué cuestiones faltan en la divulgación para que este diálogo ciencia y religión tome un lugar relevante?

Creo que hay una cuestión importante: los cristianos adultos apenas tienen formación sobre el cientificismo como ideología justificadora de que las tradiciones religiosas son irracionales y deben ser reprimidas o reducidas a la esfera privada. Esta es hoy una especie de religión secular: la de un laicismo (no laicidad) fundamentalista. Los tecnólogos, los tecnócratas y los expertos son los sacerdotes de esta nueva religión. Organizada jerárquicamente, esta Iglesia universal está profundamente relacionada con el poder político, militar y económico. «Sólo el conocimiento científico es un conocimiento verdadero y real;  es decir, sólo lo que puede ser expresado cuantitativamente o ser formalizado, o ser repetido a voluntad bajo condiciones de laboratorio, puede ser el contenido de un conocimiento verdadero». De acuerdo con esto, «el conocimiento científico es universal, válido en todo momento, en todo lugar y para todos, más allá de las sociedades y las formas culturales particulares».

Las posturas históricas que han relacionado la fe cristiana y la ciencia:

  1. Conflicto: la postura que ahonda en el conflicto (y por tanto, en la imposibilidad de un diálogo) se dio sobre todo en el siglo XIX bajo la influencia del libro de J. W. Draper, Historia de los conflictos entre la Religión y la Ciencia. Esta lucha abierta, se alimentó, por un lado, de una postura de grosero materialismo científico, y por otro lado, de un literalismo bíblico fundamentalista que hacía imposible cualquier tipo de encuentro.
  2. Independencia: otra de las posturas entre fe cristiana y ciencia es la de la independencia, dos magisterios diferentes, con metodologías diferentes y objetivos diferentes y por ello nunca se pueden encontrar. Muchos cristianos evangélicos y cristianos conservadores propugnan esta postura. Ciencia y religión no se encuentran y tan científica es la ciencia de la evolución como la ciencia de la creación.
  3. Diálogo: la postura del diálogo supone unas relaciones constructivas entre ciencia y religión que deben superar los conflictos o la independencia. Se sitúa gradualmente hacia una mayor postura de integración, como veremos. El diálogo presupone la aceptación por ambas partes los límites del conocimiento científico y del conocimiento teológico, y explora las semejanzas entre los métodos de la ciencia y de la religión y analiza los conceptos puente que permiten unas relaciones transdiciplinares.
  4. Integración: como culmen de este proceso de diálogo está la emergencia de formulaciones nuevas que constituyen lo que se denomina interdisciplinariedad, un intento de reelaboración conceptual y metodológico que permite aceptar la complementariedad de saberes dentro de un universo de límites difusos pero que acepta la legítima autonomía de cada disciplina. No se trata tanto de lanzar puentes cuanto de construcción tolerante y plural de interpretaciones del mundo siempre provisionales y éticamente elaboradas. En el pasado, fue la llamada Teología Natural la que estableció constructos teológicos asentados desde los datos de las ciencias empíricas. Más modernamente está el intento denominado Teología de la Naturaleza, según la cual los conceptos teológicos se reelaboran dentro de los macroparadigmas elaborados por las ciencias, de modo que sean comprensibles a los humanos de nuestra época. Qué duda cabe, que el Vaticano II en la Gaudium et Spes hizo notables esfuerzos de relectura teológica de la realidad social y natural.

 

 

 

 

 

Una vida contenida en tres imágenes

El duelo compartido en un tuit. A falta del abrazo de la despedida, la fotógrafa vasca Victoria Iglesias homenajeó en Twitter @viglesiasphoto a su padre, fallecido por Covid 19. Un ritual público contenido en 171 caracteres y un collage fotográfico de recuerdos imborrables: el amor de los seres más queridos con una foto de familia en el centro; el respeto al trabajo, con dos fotos de los Altos Hornos donde dedicó sus horas profesionales; y el sigiloso paso del tiempo custodiado en dos hojas del Taco del Corazón de Jesús. Dos fechas al azar, el 11 de septiembre de 1969 y el 7 de octubre de 1974, muestran el mimo y el cariño con el que Julián Iglesias surtió de su ser y de su memoria ese libro que su hija sí pudo abrazar. Toda una vida contenida en tres imágenes.

La autora expresó su dolor el 26 de marzo: Papá ha muerto esta madrugada. Se llama Julián Iglesias, 89 años. Como él no era famoso no saldrá en las noticias, ni será TT. Sólo un número más entre las muertes provocadas por el coronavirus. En nombre de todos los ancianos que han muerto y morirán estos días #juliániglesias Y más allá de este tuit, cientos de miles de ‘me gustas’ abrazaron en su tristeza a la fotoperiodista Victoria Iglesias. Un mensaje poderoso destacado en plena pandemia. Cuando la soledad dejaba desnudos los números de fallecidos y todos vivían en la distancia las últimas horas de la vida, este mensaje unió en las redes a quienes, como ella, sintieron el desgarro de vivir la muerte en la distancia.

Así ante semejante respuesta, Victoria vivió con gratitud su tristeza. Nada podría devolver ese tiempo de ausencia y el collage se convirtió en ese abrazo al padre en forma de tuit desde sus recuerdos más bonitos: Adoro la foto pequeñita dentro de la foto. Los cuatro, en un momento fuimos cinco; pero yo apenas lo recuerdo, era muy pequeña. Perdón por la nostalgia y la tristeza. Y muchas gracias por todo vuestro apoyo. Pocas palabras que dicen mucho porque también mucho revela el collage: la memoria de un hermano que a los meses murió súbitamente, y que ausente en la fotografía se encuentra presente en el relato de una larga vida. Hoy los dos gozan del Amor eterno.

11 consejos para ser un gran lector en casa

Durante más de 100 años, con nuestros sellos Sal Terrae y Mensajero, hemos contribuido a publicar toda clase de libros. Un tiempo fantástico para observar a generaciones enteras de lectores y descubrir las claves para disfrutar de la mejor lectura. ¡Ésa que es capaz de exprimir y disfrutar hasta la última letra!

Aquí te dejamos algunos consejos que pueden ayudarte a vivir intensamente la lectura, especialmente en estas semanas de confinamiento en casa: 

    1. Empieza haciendo que leer sea algo placentero. Lánzate con los temas que te gustan más o que llaman tu atención. 
    2. Encuentra en casa un lugar agradable para sentarte a leer. Un sitio donde no te distraigas mucho. ¡Y que tenga buena iluminación!  
    3. Elige un momento del día dedicado solo a leer. Lo importante es que te marques un tiempo que puedas llenar leyendo. Por ejemplo, 30 minutos diarios, 10 páginas, o un capítulo entero. Y si lo, superas… ¡déjate llevar!
    4. Explora la portada. Es un elemento que condiciona mucho tus ganas de abrir un libro. La portada te da una ligera idea de lo que te vas a encontrar. Y al final, es la imagen que tu cerebro proyecta al recordar el libro. En este juego creativo, hay mucho que leer y descubrir. Al empezar un libro, al retomarlo cada día y también al terminarlo.
    5. Pregunta. No tengas miedo al diccionario. Ni tampoco a Google o a Wikipedia, siempre que no te distraigas en ellos demasiado. 
    6. Leer es maravilloso, sí. Pero no todos los autores escriben para ti, ni tú estás hecho para cualquier libro. Hay libros que aburren o no te enganchan lo suficiente por muchos motivos. Si te encuentras con uno…, déjalo y ponte a leer otro. Ojalá puedas retomarlo en otro momento y quizá te sombre.
    7. Lee pausadamente. La buena lectura se hace sin prisas. Despacito y con buena letra. No estás en una carrera. 
    8. ¿Te has puesto a leer en alto? Tu cerebro se ha cansado y se divierte con otras cosas. Como por ejemplo, que te escuches a ti mismo. Para procesar de verdad la información, lo mejor es leer mentalmente
    9. No tener un hábito de lectura es horrible. Pero que la lectura te lleve a la indiferencia… ¡es mucho peor! Un buen libro te tiene que mover y abrir un diálogo. Habla de lo que has leído, comparte tu opinión con otras personas que amen la lectura. Con tu familia, con tus amigos. Las redes sociales pueden ser el espacio perfecto para dialogar y descubrir más libros.
    10. ¿Por qué no intercalar lecturas? Hay muchos que solo pueden leer un libro desde el principio hasta el final. Pero también hay muchas personas que intercalando dos libros, alimentan todavía más su deseo por leer. Ponte a prueba y déjate sorprender.
    11. La lectura en papel es pura experiencia sensitiva. El ruido al pasar las páginas. El inigualable olor a libro nuevo, o antiguo. El sentir el peso, la textura de las hojas… El libro en papel para muchos es algo casi mágico. Pero hoy en día, la tecnología nos ofrece otra forma de leer -quizá no tan sensitiva-, pero sí enormemente práctica. ¿Por qué no descubrir el mundo de los ebooks? Este tipo de lectura es muy económica y permite abrirte a muchas posibilidades. Aquí te descubrimos algunas de las principales ventajas y cómo disfrutar de un libro en formato ebook sin necesidad de tener un dispositivo.

En todo caso, tú eliges cómo quieres leer para disfrutar y disfrutar leyendo. ¿Te animas a probar?

Entra a nuestra librería online

Día del Libro Infantil y Juvenil: creatividad literaria para todas las edades

Soñar con la literatura. Recrear otros mundos y otras historias. Aprender de quienes han forjado la historia. El Grupo de Comunicación Loyola propone hoy celebrar desde casa el Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil. Numerosas y creativas propuestas editoriales hacen posible seguir soñando. A lo largo de los últimos años, la editorial ha ido sumando títulos interesantes, escritos a todo color y de muchas formas distintas, a su histórico catálogo. El GCL soñó llegar a lectores infantiles y juveniles y ahora goza de la confianza de autores nacionales e internacionales que siguen apostado por nuestros sellos: Mensajero y Mezulari. Hemos obtenido el reconocimiento de los pequeños lectores y de los críticos literarios. Recientemente el cuento de Gracia Iglesias y David Sierra de Pepita Sarmiento, ha sido reconocido con el premio Torre del Agua de la III edición del Festival Internacional de Literatura Infantil del primer fin de semana de marzo.

La colección de Lectores sin fronteras reúne un importante número de propuestas literarias ricas en diversidad y en creatividad destinadas para lectores infantiles y juveniles. Un catálogo distribuido en cinco secciones distintas:

Lectores sin fronteras – Ilustrados es una colección creativa en historias y preciosa por sus ilustraciones. Aquí se integra la imagen, el color y el relato creando para los pequeños bonitas historias por donde bucear con la imaginación. Un camaleón y el color de su corazón, de Marta Orden y Vanessa Escalada, es el último en sumarse al largo listado: Camilo Cocodrilo, de Ana Zurita; Ovamis y paparaguays, de Gracia Iglesias y Susana Rosique; El sueño de Alicia, de Jerzy Adam Gracjan Vetulani, Maria Mazurek, Marcin Wierzchowski; La señora que desata los nudos, Lena Raubaum, Clara Frühwirth; Miguel Ángel, de Luisa Mattia, Lorenzo Terranera; El rey, de Alicia Acosta, Francesc Rovira Jarque….

Lectores sin Fronteras- Clásicos Adaptados. El GCL adaptó la lectura de Los Miserables, de Víctor Hugo, y La Regenta, de Leopoldo Alas Clarín,  a los pequeños lectores, para hacer posible que a edades tempranas se descubra la riqueza magistral de dos grandes obras literarias. Federico Villalobos firma la gran adaptación realizada.

Lectores Sin Fronteras – Novela gráfica. Una sección para las nuevas tendencias artísticas que relatan historias universales….La Biblia manga y Jesús manga, ambos de Siku, son ejemplo de cómo el GCL se sirve del arte para acercar nuevos mensajes y el de las escrituras.

Lectores sin Fronteras- Baúl. Una sección que contiene el título de Iñigo, una adaptación teatral de Jonathan Moore a la biografía de Ignacio de Loyola que marcó la historia.

Lectores sin fronteras- Narrativa . Una sección con dos títulos Si estuvieras aquí, de Davide Rondoni, y Superviviente, de  Fulvia Degl’Innocenti.

La biblioteca infantil y juvenil se acrecienta con otros títulos en euskera del sello Mezulari. Otros están fuera de la colección pero miran a los más pequeños para invitarles hacerse más grandes en valores, en conocimiento y en la fe: Rezandovamos, Ignacio de Loyola,