Ignatius 500, la relectura de la conversión de Ignacio en el siglo XXI

Ignatius 500 es una invitación universal a contemplar la vida de Ignacio de Loyola hace 500 años y descubrir todo lo que de amor, misericordia y esperanza nació a raíz de su conversión.  Nada volvió a ser igual cuando una herida de bala le destrozó la pierna derecha. Era el 20 de mayo de 1521. Durante su convalecencia la lectura de la vida de los santos y la vida de Cristo le iluminó en lo más profundo de su ser. Y de señor de fama y fortuna se convirtió en peregrino de Dios. Cambió su historia. Cambió la historia de muchos hombres y mujeres y cambió la historia de la Iglesia. El Grupo de Comunicación Loyola también se ha sentido llamada a sumar su luz a esta celebración: con la creatividad del siglo XXI y con lecturas que iluminen este tiempo ignaciano que comienza el 20 de mayo. Desde la oficina SJDigital se ha desarrollado la web, la futura tienda y toda la imagen corporativa, incluidas las ilustraciones y cartelería (excepto el logo), y se gestiona el material de merchandising de este Ignatius 500.  También ha sumado nuevos títulos para releer la inspiración y la gracia de la gran historia de Ignacio y de tantas personas en el mundo que han seguido su camino. Hacerse eco de cada una de ellas es una invitación a releer la propia vida y dar oportunidad a la transformación.

El primer libro con el sello conmemorativo impreso en la solapa es de la colección Manresa, escrito por Cristian Peralta, SJ, Elegir en tiempos de incertidumbre. Decidir ignacianamente en la cultura contemporánea. Arranca, pues, la apuesta del GCL por seguir el sueño de Ignacio de Loyola en este siglo XXI. Con la celebración a las puertas, Vida de Ignacio de Loyola de Juan Alfonso de Polanco SJ, publicado por Manresa, se sumerge de lleno en el aniversario con esta biografía que custodia alma e historia de la Compañía de Jesús, traducida por el hispanista Eduardo Javier Alonso Romo (1969-2014).

Continúan las propuestas editoriales este mes de abril dando los mismos pasos y haciendo el mismo recorrido del peregrinaje del propio Ignacio de Loyola. La reconstrucción del trayecto entre Loyola-Azpeitia a Manresa-Barcelona (700 kilómetros a pie) es relatada por José Luis Iriberri SJ en Buscando al Peregrino: El Camino Ignaciano. El sendero entre la naturaleza, que atraviesa pueblos, lugares de culto, insignes monumentos y espacios ignacianos invita a sentirse peregrino, que busca encontrarse consigo mismo y conectar con el mundo.

El GCL se reserva dos títulos para mayo, cuando el 20 de ese mes se celebra solemnemente la apertura del Año Ignaciano. El impulso editorial fuerte y esencial llegará con El camino con Ignacio, Arturo Sosa SJ en conversación con Darío Menor. Un diálogo abierto a dar una oportunidad a un nuevo sueño para el mundo de hoy, para la iglesia, para la misma Compañía de Jesús, orientada por las Preferencias Apostólicas Universales.

En mayo también sale a la luz el libro de María Pilar Bona y Manuel Romero, ilustrador, Ignacio de Loyola: por fuera y por dentro. Para que los niños vivan la historia de la conversión  a través del lenguaje cercano y visual. 

Bajo el sello Ignatius 500 esperan otros títulos, de momento. Para junio, José Luis Iriberri, SJ con Salir de lo ordinario. La experiencia del Camino Ignaciano. Y para julio, dentro de la colección Manresa: Psicología y Ejercicios Espirituales. Sentir y conocer las varias mociones [Ej 313] de José García de Castro, SJ – María Prieto – Ana García-Mina (eds.).

El Grupo de Comunicación Loyola continúa su misión de hacerse eco del pasado, presente y futuro de una conversión viva durante 500 años.

 

 

 

Una biografía con alma: Vida de Ignacio de Loyola

Una biografía que custodia historia y alma de la Compañía de Jesús Vida de Ignacio de Loyola. Entre los primeros jesuitas, Juan Alfonso de Polanco (1517-1576) fue el encargado de escribir el relato de la naciente historia de la orden. Fechas, momentos, decisiones y sobre todo, profundas experiencias religiosas la configuraron y la narración de todas ellas conseguiría mantener viva la memoria su carisma. Abrió aquel Chronicon Societatis Iesus con la vida de Ignacio de Loyola De Vita Ignatii et de Societatis Iesu initiis. En 16 folios atrapa los 49 años transcurridos desde su nacimiento, en 1491, hasta su residencia en Roma, en 1540. La biografía, escrita en latín y conservada en latín hasta la actualidad, ve la luz en la primera lengua moderna, el castellano, 476 años después. El hispanista Eduardo Javier Alonso Romo (1969-2014), un laico comprometido con el mismo carisma a través de las Comunidades de Vida Cristiana de Salamanca, abordó su traducción y edición para la colección Manresa. Y aquel trabajo ve la luz a las puertas de la celebración del V Centenario de la conversión de Ignacio de Loyola en 1521 y cuando la colección Manresa cumple 30 años de vida editorial. Todo indica que esta biografía es memoria de vida y de alma de muchos jesuitas y laicos inspirados por la figura de Ignacio de Loyola y que sale a la luz “para mayor provecho y bien de las ánimas” en este año ignaciano.

El recorrido editorial de este manuscrito, escrito en 1574, comenzó en 1894. Hasta entonces no había visto la luz. El XXIV general Luis Martín alentó y promovió los estudios sobre las fuentes y la historia de la Compañía de Jesús. José María Vélez, primer director de la colección Monumenta Historica Societatis Iesu (MHSI)  publicó entre sus primeros 166 volúmenes el Chronicon de Polanco, que comenzaba, precisamente, con la Vita Ignatii: 63 páginas de la primera edición en la lengua original: latín.

Ya en 1951 el segundo editor, Cándido de Dalmases, afrontaba con los nuevos responsables de MHSI la reedición crítica y científica de este documento con importantes aportaciones: incorpora nuevas notas de pie de página, destaca en cursiva lo que procede de la mano de Polanco y añade al comienzo de los nueves capítulos un breve resumen de los contenidos. Con todo, este relato no resultaba de fácil acceso para el público no iniciado en estudios ignacianos pues conservaba su lengua original, el latín, hoy una lengua desconocida para el lector común y público general.

El hispanista Eduardo Javier Alonso Romo (1969-2014) realizó la traducción y la edición de esta obra. Su trabajo viene a sumar a las anteriores ediciones dos grandes valores: la traducción a una lengua moderna y la actualización del aparato crítico de la obra. Los últimos 60 años han dado grandes frutos en el conocimiento de Ignacio de Loyola y la primera Compañía de Jesús. Así que a la cuidada edición de Dalmases que ya contaba con 260 notas respetadas e identificadas con la abreviatura ND, Alonso Romo añade otras 204 notas que identifican personajes, define términos oscuros o distantes y establece conexiones internas con otros volúmenes de Monumenta. A este valioso documento sobre la vida de Ignacio, se añade en el apéndice la carta del mismo Polanco sobre la muerte del Fundador (Roma, 6 de agosto 1556) documento imprescindible para conocer las últimas horas de vida de Ignacio y cómo se procedió con su funeral y entierro.

Grupo Comunicación Loyola acoge con orgullo esta importantísima fuente sobre el fundador de la Compañía de Jesús y agradece a la Comunidad de Vida Cristiana (CVX) a la que Eduardo Alonso Romo pertenecía, su apoyo para la publicación. Un tesoro editorial que guarda en castellano la memoria viva de Polanco del relato de la conversión de su gran compañero Ignacio de Loyola.

Lecturas ignacianas para un profesor novel

Un profesor nuevo, recién llegado a un colegio jesuita, al poco tiempo ya empieza a leer documentos y a escuchar en reuniones, claustros, charlas y conferencias, un término a veces desconocido: el de  «Pedagogía Ignaciana». Y lo más probable es que se extrañe: «¿Pedagogía Ignaciana? ¿Eso qué es? Pero si ni lo he estudiado en el máster…». Bueno, pues ahí es cuando se empiezan a buscar las primeras respuestas. Más o menos, así es como empiezan muchos profesores en los colegios, escuelas y universidades jesuitas.

Los libros tienen el maravilloso poder de regalar tiempo. Y por eso, dándole vueltas con EDUCSI, quisimos ofrecer un pequeño encuentro online donde charlar sobre algunos libros que descubren un tiempo fantástico para que cualquier profesor novel pueda empezar a bucear y a poner en práctica eso que llamamos Pedagogía Ignaciana. Sobre todo, queríamos que fuera un diálogo desde la experiencia: la docente y la lectora. Y para ello, invitamos a participar a Carlos Entrambasaguas, que es director del colegio San José de Valladolid, y a Miguel Poza, que es el coordinador de Formación de Educsi.

Empezamos a hablar y a compartir experiencias. Y al final descubrimos que teníamos casi una pequeña lista de libros muy útiles para iniciarse o profundizar en el tema. Si estás buscando ese tiempo para aprender más sobre el método pedagógico ignaciano, seguro que estas lecturas te van a ayudar mucho. Y seguro que también algunas reflexiones de esta pequeña charla te ayudan a entender mejor esta vocación especial que tienen los «educadores ignacianos». ¡Ya sólo con eso ha merecido la pena encontrarnos!


Lecturas ignacianas que pueden interesar a un profesor novel:

  1. Aprender por refracción
  2. Para comprender la pedagogía ignaciana
  3. La pedagogía ignaciana
  4. En Compañía de Jesús
  5. Espiritualidad para educadores
  6. Más en las obras que en las palabras
  7. Capaces de enseñar, dispuestos a aprender

Arrupe, una vida entregada al amor y la justicia

Me siento, hoy más que nunca, en las manos del Señor. Toda mi vida, desde mi juventud, he deseado estar en las manos del Señor. Y todavía hoy es lo único que deseo. Pero ciertamente hoy hay una gran diferencia: hoy es el Señor mismo el que tiene toda la iniciativa. Os aseguro que saberme y sentirme totalmente en sus manos es una experiencia muy profunda».

Estas palabras las dedicó Pedro Arrupe el 3 de octubre de 1983 a los jesuitas asistentes a la Congregación General 33 para expresar su renuncia después de 18 años como general de la Compañía de Jesús. De este modo supo reflejar al Cristo que habitaba dentro, que lo colmó de una humanidad profunda hasta su último día, el 5 de febrero de 1991. Se cumplen 30 años de otra vida de Arrupe, inspiradora para quienes vivieron a su alrededor y gozaron de su cercanía transparente, de su belleza y de su libertad interior. E iluminadora para quienes hoy recogen este legado universal que será elevado a los altares tras el intenso proceso de beatificación abierto en febrero de 2019. Así, de generación en generación, la historia y la iglesia venerarán al santo que logró la renovación de la Compañía de Jesús después del Vaticano II poniendo la espiritualidad ignaciana al servicio de una fe fortalecida y de una justicia aterrizada. Un carisma reflejado en libros, cartas, en cientos de testimonios y en sus reflexiones y que hoy llega al corazón.

El protagonismo de Pedro Arrupe está presente en muchos títulos de Sal Terrae y de Mensajero. Los dos sellos del Grupo de Comunicación Loyola atesoran gran parte de esa memoria escrita vigente hoy. El historiador italiano Gianni La Bella relata en su libro Los jesuitas. Del Vaticano II al papa Francisco, publicado recientemente por el sello Mensajero, la historia reciente de la Compañía en la que Arrupe es el auténtico motor espiritual y ejecutor de la transformación a la que estaba llamada la orden ignaciana. Admirador del padre general, La Bella también escribió para Mensajero Pedro Arrupe, general de la Compañía. Nuevas aportaciones a su biografía. Su figura también ocupa una parte importante del libro del recientemente fallecido Urbano Valero SJ, Pablo VI y los jesuitas. En el recorrido de la relación del papa con su orden predilecta, se desgrana esa relación y las responsabilidades encomendadas por el Pontífice: «en este tiempo calamitoso [os confío] una tarea de gran importancia: unir fuerzas para resistir con vigor al ateísmo, [un] terrible peligro que amenaza a toda la humanidad».

Arrupe también ha sido reflejado desde su sonrisa y desde su mirada. Gestos que retratan el alma y que han sido recatados por el jesuita Ángel Antonio Pérez en sus libros La sonrisa de Arrupe y La mirada de Arrupe, mostrando su rostro vivo y entregado al amor de Dios.

José Antonio García sj ha publicado el que refleja la autenticidad de la vocación religiosa de Arrupe: Pasión por Cristo, pasión por la humanidad de Mensajero, un compendio de 14 intervenciones suyas sobre la vida religiosa. El fondo de ambos sellos lo conforman libros suyos que mantienen encendida la llama de su experiencia vital: Yo viví la bomba atómica, el legado más difundido desde estas editoriales; Memorias del P Arrupe. Este Japón increíble; y Aquí me tienes, señor. Apuntes de sus ejercicios espirituales (1965). Suman al catálogo documentos que rebosan de la espiritualidad ignaciana que redescubrió, como el recientemente publicado en la colección Manresa: Pedro Arrupe, carisma ignaciano, de Darío Mollá sj o Orar con el Padre Arrupe de José Antonio García. Sus cartas iluminadoras y proféticas y documentos dedicados a sus hermanos jesuitas como son La identidad del jesuita en nuestros tiempos (Sal Terrae), una presentación de Miguel Mendizábal de textos de Arrupe, y La iglesia hoy y del futuro (con el prólogo del cardenal Tarancón).
La figura de Arrupe se impuso por su santidad activa, comprometida con los pobres y al servicio de la fe y de la justicia. Y diversos autores han querido inmortalizarla escribiendo su biografía y la semblanza de su sonrisa cautivadora y su presencia transparente: Pedro Miguel Lamet con Arrupe. Testigo del siglo XX, profeta del XXI o Martin Maier con Testigo y profeta.
Cada libro trata de contener la esencia de Arrupe: su entrega radical al amor de Dios.

 

«Es el secreto del maravilloso amor trinitario, que irrumpe cuando quiere en la vida de cada uno de una manera inesperada, inexpresable, irracional, irresistible, pero a la vez maravillosa y decisiva».

Jesse y sus zancadas hacia Dios

Más que una autobiografía, el atleta norteamericano Jesse Owens (12 de septiembre de 1913- 31 de marzo de 1980) compartió su interior, íntimo y humano, con el periodista y escritor Paul Neimark. Un testimonio que este mes de septiembre, 40 años después de su muerte, el Grupo de Comunicación Loyola publica en castellano gracias a la traducción de José Manuel Burgueño y Jorge Burgueño para el sello Mensajero. El relato, inspirador y motivador, lleva por título Jesse Owens. Una autobiografía espiritual y en él refleja una historia interna, de luchas, de sueños y de victorias. Su hija Marlene Owens Rankin agradece brevemente esta edición castellana porque supone trasladar a nuevas generaciones de jóvenes y adultos el triunfo de su padre plantando cara a la adversidad.

Nieto de esclavos en los campos de algodón de Alabama, Jesse Owens consiguió algo que nadie había logrado hasta entonces, cuatro medallas de oro en los mismos Juegos Olímpicos y en un momento histórico en que la victoria se convirtió en heroicidad: 1936, cuando Adolf Hitler se propuso mostrar al mundo la superioridad de la raza aria sobre todas las demás desde la sede olímpica de Berlín. No pudo. Jesse Owens, un atleta negro, alto y desgarbado procedente de los campos de cultivo de Alabama y los guetos de Cleveland, demostró al mundo que la superioridad no se basaba en el color de la piel.

Con sus medallas en 100 metros, 200 metros, salto de longitud y relevos 4×100-, el héroe de Berlín (como titularon en español la película de 2016 sobre su vida, Race) no imaginaba que, tras conocer la inmortalidad, al volver a casa en Estados Unidos, le esperaba el descenso a los infiernos.

Este es el relato de la vida de un espíritu indomable como Jesse Owens, sobre la dignidad del alma humana, la capacidad de superación y la fuerza de la fe. Una fe que había prometido a su padre mantener, por la que luchó durante toda su vida, y que en la plenitud de su vida quiso compartir con el mundo escribiendo esta autobiografía espiritual.

“Jesse es un autorretrato de la vida de Jesse Owens. Más allá de una simple biografía, muestra los mecanismos internos de un ser humano real. El destino contra el que luchó, los amigos y la familia que le dieron fuerza y el Dios que respondió a sus plegarias”.

Con un lenguaje llano y sincero, los capítulos de este libro son, como señala en el prólogo Fernando Millán –doce años prior general de los carmelitas y runner pertinaz–, «como las zancadas del corredor que se va acercando a una meta. Esta carrera del atleta del espíritu será sin duda iluminadora y provocativa para el lector con inquietudes espirituales y, sobre todo, para el que busca a Dios, quizás incluso por caminos insospechados. Como descubrió Owens, en esa carrera, a veces demasiado larga y demasiado difícil, debemos aprender (…) “la gran verdad de que Dios nunca nos deja… Somos nosotros quienes le dejamos”».

VER LIBRO »

 

11 consejos de vacaciones para grandes lectores

Durante más de 100 años, con nuestros sellos Sal Terrae y Mensajero, hemos contribuido a publicar toda clase de libros. Un tiempo fantástico para observar a generaciones enteras de lectores y descubrir las claves para disfrutar de la mejor lectura. ¡Ésa que es capaz de exprimir y disfrutar hasta la última letra!

Este año está siendo especialmente complicado. Por eso, en estas vacaciones -tanto si sales de casa como si te quedas- lo mejor sería que desconectaras todo lo posible. Y tampoco hay que complicarse ahora con grandes viajes, maletas cargadas de aquí para allá…. Y para desconectar bien, unos buenos libros, pueden ayudarte mucho. Aquí tienes unos consejos para ayudarte a disfrutar intensamente de tus lecturas: 

    1. Empieza haciendo que leer sea algo placentero. Lánzate con los temas que te gustan más o que llaman tu atención. 
    2. Encuentra un lugar agradable para sentarte a leer (en la playa, en el campo, un río… o en tu casa si eres de los que este año no van a salir). Un sitio donde no te distraigas mucho. ¡Y que tenga buena iluminación!  
    3. Hay quienes se pegan atracones de lectura, pero si a lo largo del año no has podido leer mucho, lo mejor es empezar poco a poco. Así no dejarás el libro abandonado a la primera. Elige un momento del día dedicado solo a leer. Lo importante es que te marques un tiempo que puedas llenar leyendo. Por ejemplo, 30 minutos diarios, 10 páginas, o un capítulo entero. Y si lo, superas… ¡déjate llevar!
    4. Explora la portada. Es un elemento que condiciona mucho tus ganas de abrir un libro. La portada te da una ligera idea de lo que te vas a encontrar. Y al final, es la imagen que tu cerebro proyecta al recordar el libro. En este juego creativo, hay mucho que leer y descubrir. Al empezar un libro, al retomarlo cada día y también al terminarlo.
    5. Pregunta. No tengas miedo al diccionario. Ni tampoco a Google o a Wikipedia, siempre que no te distraigas en ellos demasiado. 
    6. Leer es maravilloso, sí. Pero no todos los autores escriben para ti, ni tú estás hecho para cualquier libro. Hay libros que aburren o no te enganchan lo suficiente por muchos motivos. Si te encuentras con uno…, déjalo y ponte a leer otro. Ojalá puedas retomarlo en otro momento y quizá te sombre.
    7. Lee pausadamente. Estás de vacaciones y no hay que correr. La buena lectura se hace sin prisas. Despacito y con buena letra. Olvídate del estrés y disfruta.
    8. ¿Te has puesto a leer en alto? Tu cerebro se ha cansado y se divierte con otras cosas. Como por ejemplo, que te escuches a ti mismo. Para procesar de verdad la información, lo mejor es leer mentalmente
    9. No tener un hábito de lectura es horrible. Pero que la lectura te lleve a la indiferencia… ¡es mucho peor! Un buen libro te tiene que mover y abrir un diálogo. Habla de lo que has leído, comparte tu opinión con otras personas que amen la lectura. Con tu familia, con tus amigos. Las redes sociales pueden ser el espacio perfecto para dialogar y descubrir más libros.
    10. ¿Por qué no intercalar lecturas? Hay muchos que solo pueden leer un libro desde el principio hasta el final. Pero también hay muchas personas que intercalando dos libros, alimentan todavía más su deseo por leer. Ponte a prueba y déjate sorprender.
    11. La lectura en papel es pura experiencia sensitiva. El ruido al pasar las páginas. El inigualable olor a libro nuevo, o antiguo. El sentir el peso, la textura de las hojas… El libro en papel para muchos es algo casi mágico. Pero hoy en día, la tecnología nos ofrece otra forma de leer -quizá no tan sensitiva-, pero sí enormemente práctica. ¿Por qué no descubrir el mundo de los ebooks? Este tipo de lectura es muy económica y permite abrirte a muchas posibilidades. Aquí te descubrimos algunas de las principales ventajas y cómo disfrutar de un libro en formato ebook sin necesidad de tener un dispositivo.

En todo caso, tú eliges cómo quieres leer para disfrutar y disfrutar leyendo. ¿Te animas a probar?

Entra a nuestra librería online