Poemas que iluminan el alma de los Ejercicios Espirituales

«El alma del poeta se orienta hacia el misterio. Solo el poeta puede mirar lo que está lejos, dentro del alma, en turbio y mago sol envuelto». Los versos de Antonio Machado con los que comienza el libro de Joaquín Ciervide SJ, Poemas en torno a los Ejercicios de san Ignacio de Loyola, revelan el rumbo que toman sus páginas: iluminar el alma de los Ejercicios Espirituales mediante expresiones sublimes. Composiciones poéticas recogidas de un caudal de creyentes que durante siglos «han expresado la conmoción ante el misterio del Dios encarnado», como explica en el prólogo Javier Melloni. Es una antología única que acompaña al ejercitante en su alabar, hacer reverencia y servir a Dios.

Ciervide selecciona distintos poemas, orados y vividos, de más de cien autores de todas las épocas, incluidos dos escritos por él mismo. Místicos como Teresa de Jesús, Juan de la Cruz o Fray Luis de León. Autores clásicos del Siglo de Oro como Lope de Vega, Quevedo, Calderón de la Barca. Escritores de la Generación del 27 como Federico García Lorca y Gerardo Diego o el modernista Rubén Darío. Y cómo no, también selecciona escritores y cantautores contemporáneos consagrados, como Cat Stevens, o todavía por consagrar, como Cristóbal Fones SJ. Sus voces resuenan en la Primera, Segunda, Tercera y Cuarta Semana de los Ejercicios de Ignacio de Loyola o en sus misterios, misterios de la vida de Christo nuestro Señor. «Dame el saber/ de cada ser/ a la puerta llamar con suavidad. /Llevarle un don,/ mi corazón,/¡y nevarle de lirios su heredad!» (Gabriela Mistral).

Cuando se celebre este 21 de marzo el Día Mundial de la Poesía, proclamado por la Unesco, estos versos, que iluminan el alma del legado de Ignacio de Loyola que a tantas y a tantas generaciones ha transformado, se sumarán a esta celebración universal. Y con ellos podrían conectar personas que comparten el aliento espiritual de los Ejercicios y a la vez, de estos poemas.  Versos que vendrán a «hacernos compañía cuando nuestra voz no sea capaz de expresar nuestra noche» (Melloni).

San José: un verdadero padre espiritual

El 19 de marzo, celebramos el día de San José, sumergiéndonos en la vida y las enseñanzas de una figura esencial en la historia de la fe. Margarita Saldaña Mostajo, en su libro San José. Los ojos de las entrañas, nos invita a contemplar a San José más allá del contexto bíblico tradicional, destacando su humildad, compromiso, y la búsqueda constante de la voluntad divina en nuestra cotidianidad ​​.

Publicado en la colección El Pozo de Siquén de la editorial Sal Terrae, este pequeño libro, de apenas 96 páginas, se ha convertido en un referente muy fresco de la «espiritualidad josefina», y ya cuenta con traducciones al inglés, italiano, portugués y brasileño.  En esta ocasión, Margarita Saldaña, que es autora de trabajos anteriores como Rutina habitada: Vida oculta de Jesús y cotidianidad creyente, Tierra de Dios: Una espiritualidad para la vida cotidiana, y más recientemente El hermano inacabado: Carlos de Foucauld, nos ofrece en este libro una perspectiva renovada de José de Nazaret, destacando su papel esencial en el cristianismo y cómo su ejemplo puede servirnos de guía en nuestra búsqueda espiritual​.

El libro se organiza en torno a varios ejes temáticos: los nombres de José y su significado, los dolores y gozos de su vida, los milagros asociados a su figura, y finalmente, una invitación a escuchar, creer, confiar, recomenzar, cuidar sin apropiarse, vivir en tercer puesto y partir sigilosamente. Margarita Saldaña va desgranando cada uno de estos aspectos con la intención de iluminar la experiencia creyente. Y así, poco a poco, la autora nos introduce en la intimidad de José, un hombre cuya vida, aparentemente común y gris, es en realidad esencial en el tapiz multicolor de la historia de la salvación. En esta ocasión, Margarita Saldaña nos propone un viaje interior, invitándonos a aguzar «los ojos de las entrañas» para descubrir en las huellas de José una presencia divina que envuelve y penetra toda la realidad. José se nos presenta no solo como protector y guía, sino como un modelo de vida creyente que, a pesar de sus incertidumbres y limitaciones, se abre con confianza a la acción de Dios en su vida. Ofrece una mixtura perfecta entre las tradiciones y lo actual, entre las Escrituras y nuestra realidad diaria, ofreciéndonos reflexiones que en verdad nos tocan de cerca. Nos anima a mirar más allá de lo obvio, a encontrar lo sagrado en lo simple, inspirados por un hombre que «es padre en la ternura, en la obediencia y en la acogida», tal y como lo considera el propio Papa Francisco en su carta apostólica Patris corde.

Así que, en este día tan especial, te invitamos a acercarte a este libro. Es una oportunidad estupenda para enriquecer tu espiritualidad y ver cómo la figura de San José se conecta profundamente con nuestra búsqueda personal y nuestra vida diaria.

Las cartas de Ignacio de Loyola con mujeres del siglo XVI iluminan parte de la intrahistoria de la Compañía

Las cartas conservadas de Ignacio de Loyola con mujeres de su tiempo son hoy documentos reveladores del aspecto más humano y más auténtico de san Ignacio, frente a las eternas falsas ideas de su personalidad, y de la dirección espiritual femenina en el siglo XVI. Y a la vez, es correspondencia que atestigua la ayuda que le prestaron en su día estas mujeres contribuyendo a la consolidación y desarrollo de la primera Compañía de Jesús.  Hugo Rahner SJ las reunió todas y publicó en 1956 Ignatius von Loyola. Briefwechsel mit Frauen. Su edición alemana fue traducida al inglés (1959), al francés (1963) y al italiano (1968). También hubo una traducción castellana aunque se extravió en la travesía Argentina-Barcelona donde iba a ser impresa. Así que 70 años después, la colección Manresa publica la edición en castellano ampliada que permite un análisis actual, conectado con ambos protagonistas  epistolares: un Ignacio de Loyola “completo, auténtico, genuino” y 40 mujeres del S. XVI asumiendo un rol en la Europa moderna.

«[Ignacio de Loyola es] un santo, que justamente en los ámbitos del corazón, de la amistad, de los vínculos y las relaciones terrenales, manifiesta la pureza ya celestial de su íntegro amor a Dios. Únicamente por ello hemos tratado de buscar en su intercambio epistolar con mujeres al Ignacio completo, auténtico, genuino».

Cartas de Ignacio de Loyola con mujeres de su tiempo contiene toda la correspondencia conservada entre el fundador de la orden y mujeres de la época: 139 epístolas, 89 firmadas por él y 50 escritas por ellas. Un epistolario marcado por modos de expresión de respeto y saber estar, consciente de la perdurabilidad de la palabra escrita.  Y a la vez, rico en la diversidad de mensajes y de situaciones que enmarcan las misivas y que iluminan el contexto del Siglo XVI desde la intrahistoria: el interior de las cortes europeas y los conflictos sociales; las tensiones político-eclesiásticas del momento; la intimidad de algunas familias amigas de Ignacio; el corazón de conventos y monasterios que los jesuitas conocían y visitaban; y la intrahistoria de la Compañía de Jesús. Sus reflexiones espirituales, su análisis de la vocación jesuita, sus consejos dedicados al discernimiento y sus cartas de amistad, constituyen una verdadera biografía de san Ignacio, su itinerario vital desde el año 1524 hasta el año de su muerte, 1556. Y a la vez, reflejan aquellos temas y conflictos que no formaban parte de la vida «oficial» del ge neral de la Compañía y, por tanto, no llegaron a incorporarse a las biografías suyas.

El libro organiza las cartas por capas sociales aunque todas ellas son mujeres letradas y formadas mostrando un perfil de mujer del S XVI menos ordinario. La primera parte recoge cartas con seis mujeres pertenecientes a casas reales como son las reinas María de Hungría y Catalina de Portugal, o la princesa Juana de España. La segunda reúne las cartas con damas de la nobleza como eran las mujeres de la casa Loyola entre ellas Magdalena de Loyola y Araoz o de otras casas como la marquesa de Denia, Catalina de Zúñiga. La tercera analiza la correspondencia con nueve bienhechoras como fueron Inés Pascual o doña María en París. Sus cartas con 11 hijas espirituales como Isabel Roser o Isabel de Josa, con madres de compañeros jesuitas y con mujeres amigas Catalina de Córdoba, marquesa de Priego y madre de Antonio de Córdoba; y amigas como Leonor Mascarenhas.

“Las más antiguas cartas del «peregrino» se dirigen a la humilde señora Inés Pascual, su maternal bienhechora en la decisiva época de Manresa; su última carta es la radiante despedida de una de sus más fieles devotas, doña Leonor Mascarenhas, la aristocrática aya del rey Felipe II de España y del desgraciado don Carlos. Entre ambas oscila, en abrupta ascensión, la curva de su vida y de su obra. Desde la cueva de Manresa hasta la pobre cámara de Roma, donde Ignacio gobierna un mundo; desde la noble casa solariega de Loyola hasta las cortes de los príncipes de su tiempo; desde Lisboa hasta Flandes; desde la hija del emperador hasta la señora burguesa; desde la escondida necesidad espiritual de una monja hasta el gran proyecto de reforma de la Iglesia: todo lo abarca este espíritu grandioso. Y todo cobra vida, color, se vuelve tangible y cotidiano en estas cartas a mujeres de su tiempo”.

ILUSTRACIONES

Cartas de Ignacio de Loyola con mujeres de su tiempo contiene 25 imágenes. La primera edición alemana tenía insertas 16 láminas: siete retratos de mujeres, ocho textos manuscritos de algunas de sus cartas reproducidos a partir de fotografías cedidas por el Archivo Romano de la Compañía de Jesús y un cuadro de escena familiar, «Ignacio enfermo atendido por las mujeres de Manresa». Manresa conserva esas ilustraciones y sustituye las fotografías de los retratos originales por reproducciones artísticas a lápiz realizadas por Isabel Alonso Valdés, añadiendo otros tres: el retrato de Hugo Rahner, el de san Ignacio de Loyola, el de Isabel de Braganza y una recreación de la desconocida Isabel Roser.

 

Hugo Rahner

Pfullendorm, 1900 – Münich, 1968. De formación filosófica y teológica, se doctoró en 1931 y obtuvo la cátedra de Historia de la Iglesia y Patrología. Destacó como célebre patrólogo y como teólogo publicó más de cien artículos. Fue un gran conocedor de la persona de Ignacio de Loyola y riguroso ilustrador de la primera Compañía de Jesús. Además de su colección de artículos ignacianos, publicó la correspondencia de Ignacio de Loyola con las mujeres de su tiempo. Su hermano Karl afirmó de él: «…consejero espiritual muy solicitado y famoso orador. Personalidad brillante, atraía por su bondad y buen humor».

 

Los nuevos movimientos sociales, bajo la mirada de Ellacuría

Ignacio Ellacuría (1930-1989) aportó un pensamiento filosófico, teológico y político sumamente interesante. Un legado que no hace sino crecer y que cobra vida ante la realidad actual. Ahora Sal Terrae publica un estudio que aborda los movimientos sociales a los que se enfrenta la humanidad desde el pensamiento teológico del jesuita Ignacio Ellacuría, asesinado en El Salvador hace 34 años:  La teología ante los nuevos movimientos sociales. En diálogo con Ignacio Ellacuría. El Grupo Internacional Ellacuría ha desarrollado desde su fundación en 2009 una labor minuciosa de profundización del pensamiento filosófico, teológico y político del jesuita español. Ahora, a través de esta ambiciosa obra, traslada el modo de Ignacio Ellacuría  a enfrentarse a los desafíos sociales, a los desafíos del siglo XXI. Una reactualización ellacuriana de realidades como la desigualdad nacional, regional y global, la destrucción medioambiental, las repercusiones de la pandemia, los fundamentalismos religiosos y nacionalistas, los movimientos migratorios, el tráfico de personas, la inteligencia artificial o el trans o posthumanismo.

El libro, en su unidad, da testimonio de la amplitud del pensamiento de Ellacuría y de su vínculo con algunos de los discursos actuales. Los autores analizan la relación entre la teología, la Iglesia católica y algunos de los sujetos de los actuales procesos de transformación social, ecológica, económica, política y cultural desde ese espíritu de Ellacuría de «revertir la historia y de lanzarla» en una dirección «más conforme con la llamada del Reino de Dios, en lenguaje teológico, de la utopía, en lenguaje de filosofía política», apuntan los editores del libro, Jan Niklas Collet, Thomas Fornet Ponse, Sebastian Pittl y José Sols Lucia.

Los autores tienen como referente central a Ellacuría y el magisterio del papa Francisco (Laudato si’, Fratelli tutti, Querida Amazonia y los encuentros internacionales con movimientos populares y la Economía de Francisco). Desde ahí, analizan algunos de los actuales movimientos sociales y culturales, y se interrogan sobre los principales sujetos de la historia, las prácticas de liberación como lugar de la teología (locus theologicus), el papel de la Iglesia y de la fe cristiana en los procesos de transformación social, el significado soteriológico de los movimientos sociales y populares y la cuestión de los pobres (el pueblo crucificado) como sujeto privilegiado de la historia de salvación.

Editores

Jan Niklas Collet. Director ejecutivo de la Red Ecuménica para el Asilo en la Iglesia en Renania del Norte-Westfalia (Alemania) y teólogo independiente.

Thomas Fornet Ponse. Director del Instituto de Misionología de Missio Aachen.

Sebastian Pittl. Director del Departamento de Dogmática en la Facultad de Teología Católica de la Eberhard Karls Universität, Tubinga.

José Sols Lucia. Profesor del Departamento de Ciencias Religiosas la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México, del que fue director. Coordina la línea de investigación «Teologías y realidades históricas» y el proyecto internacional «El pensamiento social cristiano en sus textos».

Grupo Internacional Ellacuría. Fundado en Berkeley (California) en 2009 por José Sols, Kevin Burke, SJ, Martin Maier, SJ y J. Matthew Ashley. Empezó con diez integrantes  y hoy está f

 

ormado por más de treinta miembros. A lo largo de su historia ha celebrado cuatro coloquios cuyos frutos han sido recogidos en sendos libros: Berkeley 2009, San Salvador 2013, México 201

9 y Tubinga 2022, simposio que da origen este libro.

Nueva sección en Homilética: ‘La vida de la parroquia’

La revista trimestral Homilética, que proporciona a sacerdotes y equipos de liturgia recursos para la celebración de la eucaristía dominical, ha incorporado una nueva sección: La vida de la parroquia. Se trata de un espacio creado para integrar la vida parroquial en la celebración “del día del Señor”. La nueva sección llega con el número Adviento-Navidad 2023: “La asamblea eucarística dominical no puede concebirse, en el ámbito parroquial, sin hacer referencia a la vida entera de la parroquia, cuya vitalidad converge precisamente en el momento en que la comunidad entera, dispersa entre semana, celebra “el día del Señor”, explica el director en la introducción (aquí), José Luis Saborido SJ.

Cada revista dedicará ese espacio para reflejar “el modo de que todo ello cobre fuerza de unidad, de vida y de historia, en la mesa de la Palabra y de la Comunión”. En esta primera edición de Adviento, Severino Lázaro SJ comparte la pastoral en torno a la “operación kilo”: para que la comunidad parroquial salga al encuentro de ese Dios que viene en los más emprobrecidos. “Qué podemos hacer como comunidad cristiana?”, se pregunta el autor. “Ni eucaristía separada de la vida, ni vida separada de la eucaristía. Lo que la eucaristía prefigura y actualiza, que es la donación total de Jesús, quiere ser una palanca transformadora de nuestra vida y nuestro mundo. “Considera lo que realizas e imita lo que conmemoras”, se dice a los sacerdotes el día de la ordenación, y puede decirse a toda comunidad cristiana que celebra la eucaristía”. La propuesta de Seve puedes leerla aquí.

En la edición Adviento-Navidad de Homilética, desde Italia, Caterina Ciriello, profesora de Teología Espiritual en la Urbaniana de Roma, abre el panorama de una espiritualidad para este tiempo. Antonio Alcalde, músico especialista en liturgia, sugiere canciones para cada domingo y una partitura para la “mesa del pan de la vida”. Javier Prat nos ofrece una “portada” gráfica para la hoja que pueda repartirse en la Eucaristía con sus lecturas y oraciones. Los comentarios bíblicos, las sugerencias para la homilía (Antonio Alcedo, Mª Luisa Berzosa, Junkal Guevara, etc. se complementan con una serie de recursos en torno a la idea de una Iglesia sinodal, profeta de esperanza: una motivación, un símbolo o imagen, un texto del “Instrumentum laboris” del Sínodo, unas preguntas para la reflexión personal o comunitaria y una oración por la Iglesia.

Finalmente, como todo el año, brinda materiales para la “misa familiar” desde la imagen del jardín del mundo en el que Jesús quiere nacer todos los días (Soco Díaz, Juan Antonio Pérez Andrés, Alberto Pérez Pastor, S.J., y Asun Vitores) . Y una última página de formación litúrgica a cargo de Antonio Alcalde.

 

Laudate Deum, la contundente carta del Papa contra el cambio climático

Una nueva exhortación apostólica del papa Francisco que la editorial Mensajero publica: Laudate Deum (Alaben a Dios). El documento ve la luz este 4 de octubre, día de san Francisco de Asís y arranca con la invitación del santo que da nombre a la carta: «Alaben a Dios por todas sus criaturas». Francisco recupera el mensaje contenido en la encíclica verde de 2015, Laudato Sí´ a través de un llamamiento más enérgico y urgente al cambio de paradigma que frene el cambio climático.

La principal motivación es la ausencia de reacciones suficientes que cabían esperar a raíz de la encíclica verde hace ochos años. «Mientras el mundo que nos acoge se va desmoronando y quizás acercándose a un punto de quiebre», advierte de este inmovilismo. Habla de negación, ridiculización del término ‘cambio climático’ o del descarte de que se trata de un fenómeno de origen humano, «antrópico». A partir de esta realidad, «de la que ya no se puede dudar», identifica los intereses económicos y políticos como los causantes de perpetuar un modelo insostenible de desarrollo. Condena la desinformación difundida en medios de comunicación y redes sociales, que socava los esfuerzos para abordar la crisis de manera efectiva. Y señala que la mentalidad de buscar ganancias inmediatas está desviando la atención de la acción climática necesaria para garantizar un futuro sostenible.

La industrialización desmedida y la deforestación son causas fundamentales del cambio climático. Y en este sentido es taxativo en la necesidad inmediata de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero invitando a los líderes mundiales, la comunidad científica y la sociedad a que adopten medidas urgentes y colaboren en la transición hacia un modelo de desarrollo más sostenible.

Una vez más, el Papa cuestiona el paradigma tecnocrático ya planteado en Laudato Si´ ahora retroalimentado monstruosamente por la inteligencia artificial y los avances tecnológicos. Todo ello contribuye a la ideología obsesiva de acrecentar el poder humano más allá de lo imaginable, «frente al cual la realidad no humana es un mero recurso a su servicio».

Advierte de la debilidad de la política internacional, por su falta de autoridad en la toma de decisiones que busquen el bien global y de un multilateralismo real. Por ello pide un nuevo procedimiento de toma de decisiones y de legitimación de esas decisiones para reconfigurar el multilateralismo, «teniendo en cuenta que no servirá sostener instituciones para preservar los derechos de los más fuertes sin cuidar los de todos».

Cuando solo faltan dos meses para la celebración de Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de este año (COP28) de Dubai (30 de noviembre-12 de diciembre) la exhortación Laudate Deum aprovecha para calificarla como «momento crítico». Francisco pide convertir la COP28 en un encuentro histórico, que honre y ennoblezca como seres humanos. «Sólo cabe esperar formas vinculantes de transición energética que tengan tres características: que sean eficientes, que sean obligatorias y que se puedan monitorear fácilmente»

Las motivaciones espirituales: La fe como guía

Finalmente, Francisco incorpora un componente espiritual, instando a la comunidad global a ver la crisis climática no solo como un desafío técnico o político, sino también como una crisis moral y espiritual. Invoca principios bíblicos y teológicos para abogar por un sentido más profundo de la responsabilidad y la custodia de la Tierra como creación divina.

Esta carta dará muchos argumentos para continuar en esta tarea de concienciación y búsqueda del bien común.