La sabiduría de los años inspira una miniserie de Netflix

El libro publicado por el sello Mensajero del Grupo de Comunicación Loyola, La sabiduría de los años, ha inspirado la miniserie documental que Netflix estrenará el próximo 25 de diciembre: Historias de una generación con el papa Francisco. Aquel proyecto editorial coordinado por Loyola Press y el jesuita Antonio Spadaro, director de La Civiltà Cattolica, de 80 historias de vida, da el salto a la pantalla. «Para mí, hoy, es importante para el futuro de la humanidad que los jóvenes hablen con los viejos», explica el Pontífice en tráiler promocional.

Cuatro episodios distribuidos por temáticas también presentes en el libro: amor, sueño, lucha y trabajo. El Pontífice comparte sus propios recuerdos personales, como así lo hizo en el libro. Habló del amor agradecido hacia su abuela Rosa, quien con cariño escribió una dedicatoria con motivo de su ordenación sacerdotal, palabras muy presentes en Francisco. El Papa, comprometido como hombre anciano en erigirse en «guardián de la memoria» junto a los demás mayores que forman este gran coro, reflexiona sobre las historias de mujeres y hombres mayores de 70 años de todo el mundo.

A Netflix le ha llevado un año grabar 18 testimonios en diversos lugares del mundo. Algunos recogidos en esas 80 experiencias publicadas por Mensajero. Es el caso del director de cine Martin Scorsese, premio Princesa de Asturias de las Artes 2018: «Me llamo Martin Scorsese y siempre quise aprender a querer. Tienes que encontrarlo dentro de ti y darlo a los demás», le explica cariñosamente a su hija en el tráiler promocional de la serie. Y también introduce nuevas historias, como la de la etóloga británica Jane Goodall, Premio Príncipe de Asturias 2003, ausente en el proyecto editorial. “Si todos pudiéramos aprender a querer y respetar, el mundo sería un lugar muy distinto», recoge el vídeo promocional de Netflix.

En el prólogo de la La sabiduría de los años Compartir la sabiduría, comienzo de una nueva alianza, el Papa deja claro el objetivo del gran proyecto: fomentar la comunicación entre generaciones. Por eso las voces de los jóvenes y su aprendizaje de los mayores, están presentes en esta miniserie como lo estuvieron en el libro, a través de la sección Lo que aprendí de un anciano. Historias del legado recibido de los mayores, auténtico ejemplo de los objetivos que se desean alcanzar.

El Grupo de Comunicación Loyola publicó la edición en castellano de La sabiduría de los años en 2018. Se trataba de una propuesta editorial del papa Francisco como parte de un proyecto global impulsor de una alianza entre jóvenes y mayores que frene «la cultura del descarte del anciano». Su elaboración implicó a 10 editoriales jesuitas de distintos lugares del mundo que reunieron 250 historias, recuerdos de amor, de pérdida, de supervivencia, de esperanza, de paz, situaciones trágicas inimaginables y, sobre todo, experiencias de fe que honran la memoria y los sacrificios del pasado. Finalmente salieron a la luz 84 historias de Rumanía, Eslovenia, Italia, Irlanda, Polonia, México y España… Cuatro de los españoles Chus Landáburu, 62 años, jugador de fútbol profesional, María Dolores de Guevara, 80 años, de Campo Naraya, León; el Padre Ángel, 80 años, fundador de Mensajeros de la Paz; y Miguel Boronat, 69 años de edad, psiquiatra jubilado.

El libro fue presentado en el Vaticano en el transcurso del primer encuentro intergeneracional, en el marco del Sínodo de los Jóvenes (octubre 2018), con presencia del equipo editorial y sus protagonistas, entre ellos, el célebre director de cine, Martin Scorsese, premio Princesa de Asturias de Arte 2018. «Por recuperar una respetuosa actitud de agradecimiento, aprecio y hospitalidad que consiga que nuestros ancianos sientan que verdaderamente forman parte de la comunidad».

 

«¡Hoy día necesitamos abuelos que sueñen!

Ellos serán capaces de inspirar a los jóvenes para actuar creativamente a la hora de imaginarse un futuro».

 

Ludwig Monti: «Las respuestas a las preguntas de Jesús tenemos que buscarlas en el corazón»

Preguntas eternas y universales. Interpelantes y hondas cuyas respuestas están en el corazón. Así son las preguntas de Jesús a sus discípulos, a sus seguidores y al pueblo. El biblista Ludwig Monti recoge en su último libro Las preguntas de Jesús más de 200 cuestiones planteadas a lo largo de su vida de las que dan testimonio los cuatro evangelistas. El autor las selecciona y ordena según la temática y según el destinatario al que van dirigidas. En el prólogo, Enzo Bianchi, fundador de la Comunidad de Bose a la que pertenece el autor, reconoce que hacer preguntas es un arte porque se trata de hablar a un destinatario e inducirle a escuchar. «Jesús no imponía, no ordenaba ni la vocación ni la conversión, y mucho menos sustituía a la conciencia personal de aquel que le dirigía la palabra, sino que planteaba preguntas con sabiduría: abría un camino, iniciaba un proceso, ponía en tela de juicio certezas y costumbres, invitaba a una fe pensada». En este libro, Ludwig Monti guía en esta sabia manera de dirigirse Jesús. Las respuestas, en el corazón de cada lector.

Usted escribió este libro observando las preguntas que Jesús hizo a lo largo de los evangelios y a quiénes iban dirigidas… ¿Fue más difícil encontrar las preguntas o las respuestas?

Sin duda, era más difícil encontrar las respuestas. En cuanto a las preguntas, bastaba con repasar los evangelios y extraerlas. Las respuestas, en cambio, tenemos que buscarlas en nuestro corazón, también porque Jesús casi siempre no las da. Deja las preguntas abiertas, nos invita a responderlas, es decir, a la responsabilidad, porque él es «la pregunta a todas nuestras respuestas».

De todas las preguntas, ¿cuál es la que más le resuena, como creyente, y por qué?

Yo diría que dos preguntas. Primero: «¿Quién dices que soy?». Una pregunta eterna, que me obliga a reconciliarme cada día con quien es Jesucristo en la vida. Quien es para mí en un nivel existencial, relacional, práctico, no intelectual.

La segunda es: «¿Cómo se lee?». Esta es una pregunta que siempre me inquieta en mi trabajo como biblista, y que me llama al laborioso y apasionado trabajo de interpretar las Sagradas Escrituras, la Biblia. Jesús mismo lo hizo, porque toda su vida fue básicamente una interpretación ininterrumpida de las Escrituras y de los rostros de Dios contenidos en ellas.

¿Cómo aconseja al lector que lea su libro?

Veo dos posibilidades, entre otras muchas. O bien, sigue el orden en que se presentan las preguntas, de evangelio a evangelio. O para hojear el índice y encontrar la que mejor se adapte a su viaje humano y espiritual en ese día. Siempre, sin embargo, es necesario hacer el trabajo de reinterpretar y aplicar la pregunta a la propia vida. No doy respuestas, ayudo a profundizar en la pregunta.

Finalmente, la pregunta de Jesús a Dios… ¿es la más universal?

«Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?». Esta pregunta resuena en la cruz, como una de las últimas palabras de Jesús, y es el comienzo del famoso Salmo 22. No lo he comentado en este libro, porque ya lo había hecho en mi extenso comentario sobre los Salmos (Los Salmos: oración y vida, Qiqajon, Magnano 2018, pp. 283-288). Es una pregunta que nos hace estar cerca de Jesús, en la duda y la fatiga de la fe. Pero también es una pregunta que encierra en sí misma su gran confianza, porque el salmo conduce a esta confesión: «Tú, oh Dios, me has respondido».

El rastreador de Dios en todas las cosas

« fue, sobre todo, un hombre de oración, un pensador que desafió las certezas de su tiempo y abrió horizontes nuevos para las almas y para la iglesia; fue también un hombre de diálogo, un promotor de la paz entre pueblos y religiones» (Papa Francisco)

El 10 de diciembre de 1968, Thomas Merton comenzaba su último gran viaje. El que le llevaría directamente a la casa de ese Padre al que siempre pudo encontrar entre los árboles, las sonrisas y el diálogo de las palabras.
Merton amó la vida con la pasión de un poeta romántico. A la edad de ventiséis años eligió ser monje trapense y empezó a perseguir su última y permanente pasión. Desde su austera abadía trapense de Getsemaní, en Kentucky (Estados Unidos), se esforzó en transformar el mundo y vivir más cerca de su Dios. Con sus famosos libros y artículos, revitalizó la experiencia contemplativa. La volvió más cercana, más fresca y sencilla.

Thomas Merton fue siempre un espíritu inquieto y sensible que rompía los moldes de un escritor monástico. Claro en sus descripciones y en todos sus escritos combinaba perfectamente la trascendencia y los problemas del mundo, a los que tenía presente cada día.

Desde luego fue un enorme autor. Pocas hojas en blanco se le resistían: poesía, ensayos, textos de meditación y diarios. Su intención era clara: quería que cualquier ser humano pudiera reflexionar sobre el porqué de su existencia -formular las preguntas vitales- y que pudiera valorar lo que pasa a su alrededor.

Nosotros creemos que las palabras de Thomas Merton despiertan esa sensualidad capaz de revitalizar la forma de pensar y vivir la espiritualidad cristiana en el mundo de hoy. Por eso, tenemos el compromiso de publicar y difundir en español sus principales obras espirituales. Y también algunas de las publicaciones más relevantes que ayudan a conocer mejor su trayectoria, las facetas de su vida y la profundidad de su pensamiento.

Han pasado ya 53 años de su muerte pero sus libros, en los que combina descripción de la realidad, preocupación ante los problemas de la humanidad o incluso la sátira, son hoy en día más actuales que nunca.

Los libros de Thomas Merton

Isadora Moon y Kitty en euskera, la nueva apuesta de Mezulari

Mezulari aprovecha su presencia en la 56ª Azoka de Durango para presentar al público infantil y juvenil dos colecciones en euskera de gran éxito en edición castellana:  Isadora Moon, de la autora e ilustradora británica Harriet Muncaster, y Kitty, escrito por Paula Harrison e ilustrada por Jenny Lovlie. La primera salió a la luz en euskera en 2020, sin embargo es esta edición de 2021 cuando el personaje, mitad hada y mitad vampiro, ocupa el lugar destacado que la corresponde en la Feria de Durango. Los cinco primeros números ya están a la venta y sus lectores, mayores de 7 años, sueñan con nuevas aventuras y cuentos que se alejan de los estereotipos. Cada uno de los títulos de la saga es una invitación a dejar volar la imaginación poniendo en valor la inclusión, la diversidad y la igualdad real entre los seres humanos.

La segunda gran novedad, la colección Kitty, sale a luz para estar presente en la Feria de Durango. Mezulari amplía su catálogo infantil en euskera con las aventuras de una superheroína, niña de día y gata de noche, capaz de hablar con los animales y servirse de sus superpoderes felinos. Tanto Isadora Moon como Kitty han sido éxitos literarios entre los lectores pequeños.

Ambas cobran especial protagonismo en un catálogo de novedades especial. Mezulari presenta en esta 56 Azoka el primer libro infantil en euskera para aprender a jugar al ajedrez, sus reglas y sus estrategias, Xakea umeentzat y otra tercera, los dos primeros títulos de la nueva colección Munstroen Eskola perfecta para los que empiezan a leer y así como traducciones de álbumes ilustrados como Elma eta sudurrik gabeko munstroak y Momiaren madarikazioa.

Acompañan otros éxitos consolidados: Mortina, Pepa Pig, Bat Pat, Agatha Mistery. Su amplio catálogo refleja la gran apuesta de Mezulari por la literatura infantil en euskera. Acudirá a la cita anual de la Azoka de Durango del 4 al 8 de diciembre, Goienkale 14-15-16.

San Francisco Javier, el gran peregrino de la vida

Lugares y decisiones. Viajes por el ancho mundo y recorridos internos. La biografía de san Francisco Javier está marcada por hitos geográficos e hitos espirituales. Ambos en el siglo XVI que el jesuita José María Guibert SJ ilumina para el hombre del siglo XXI. Con el libro El viaje de Javier. Un itinerario de discernimiento, de Mensajero, el día del patrón de los misioneros, 3 de diciembre, se hace presente este jesuita navarro (1506-1552) de una manera especial. Gracias a su fuerte inspiración es capaz de tomar difíciles decisiones que le convirtieron en ‘el gran peregrino de la vida’. El libro las desgranada a través de sus hitos biográficos, sus viajes por el mundo y su vocación de servicio misionera. Una lectura del legado del Apóstol de las Indias 500 años después.

A través de la primera parte del relato, nueve capítulos, conocemos sus orígenes, en la Navarra del siglo XVI, en la realidad histórica y las contradicciones en la que creció Francisco Javier de Jassu y Azpilcueta y se configuró como hombre ejemplar, entregado al servicio humilde de Dios. Con 35 años de edad salió de Lisboa a la India y desde entonces comenzó su vida misionera, jalonada de arriesgados viajes y de hitos pastorales y evangelizadores como la fundación del colegio en Goa, San Pablo o como él lo llamaba, el colegio de Santa Fe, el primer centro escolar de la Compañía de Jesús. Sus expediciones le llevaron hasta Sri Lanka, Indonesia, Japón y China, respondiendo a la voluntad de Dios de hacerle presente en los confines de la tierra.

José María Guibert ahonda en la segunda parte del libro en el interior profundo del santo, que encontraba respuestas en sus continuas búsquedas y luchas internas. El autor no se conforma con presentar los rasgos de la personalidad de Javier o contar lo que hizo. Más bien, se atreve a adentrarse en la configuración interna de la persona, cómo va cambiando, qué valores le mueven, qué decisiones toma. Busca entrar con intensidad en el personaje: su transformación personal, su espiritualidad, el modo de relacionarse con sus compañeros, con las personas creyentes y de otras creencias, etc. Analiza también el papel de lo intelectual, los escritos, las lenguas y la razón en su actividad. Guibert da con las claves para reconstruir la figura de este santo, uno de los más grandes místicos que la Compañía de Jesús ha aportado, para poder interpretarlo y entender cómo era. Para ello transcribe y presenta minuciosamente decenas de citas de sus famosas cartas.

En el prólogo, el jesuita y misionero Manuel Díaz Gárriz, celebra el libro porque descubre “la realidad interna de la mente y los sentimientos” de un santo como Francisco Javier, querido y admirado y al que califica de el más popular dentro de la Iglesia, según reflejan las millones de entradas existentes en internet.

Y Etty Hillesum desenterró a Dios

El legado espiritual y humano de Etty Hillesum resurge como una joya para la espiritualidad de nuestros días. Su Diario y sus cartas ponen ante nuestros ojos el proceso espiritual desarrollado en un breve espacio de tiempo (1941-1943). Se trata de un crecimiento humano y de fe desplegado en el corazón del Holocausto.

Desenterrar a Dios es un libro en el que Ana Martín Echagüe bucea en las profundidades de la mente y el corazón de una mujer que descubrió la presencia de Dios en las atroces experiencias del campo de concentración de Auschwitz. Etty, desentierra a Dios en su interior y en cada una de las personas a las que acompañó como asistente y enfermera voluntaria en el campo de concentración de Westbork . Y sus diarios reflejan con absoluta sinceridad su impresionante transformación interior. Son palabras que dejan una imborrable huella para la posteridad y un legado espiritual de incuestionable valor para cualquier creyente.

«Dentro de mí hay un pozo profundo. Y ahí dentro está Dios. A veces me es accesible. Pero a menudo hay piedras y escombros taponando ese pozo y entonces Dios está enterrado. Hay que desenterrarlo de nuevo».

Joven, vital, transparente y sin tabúes, Etty describe cómo ha podido descubrir a Dios en el fondo de su caos interior, entre heridas y deseos. Esta experiencia le permitirá vivir conectada a la Fuente de la vida bella y con sentido en medio de la persecución. Se enfrenta al momento histórico con la lucidez de no dejarse arrastrar por el odio, sino apostando en todo momento por la indestructible fuerza del amor. Con el Dios que ha «desenterrado» en sí misma vivirá un diálogo ininterrumpido que le permitirá percibirlo en los demás y en los acontecimientos históricos. Todo su deseo será «ayudar a Dios», para impedir que sea arrancado del corazón de las personas.

Acercarse a Etty es sentirse leído en las propias búsquedas y experimentar ser llevado de su mano a descubrir a Dios en todo. Incluso en medio de las mayores tinieblas, ella nos enseñará la posibilidad de confesar irremediablemente la belleza de la vida. Esta nueva aproximación al ser y sentir de Etty consigue descender no solo a los pensamientos de la pensadora, sino a la propia lógica de su transformación espiritual, para explicar su contexto, su evolución y el sentido «precioso» que atesora. Y Ana Martín Echagüe transita por el alma de Etty como una experta exploradora naturalista de toda la biosfera espiritual inhóspita, escribiendo con sencillez, profundidad y un inmenso cariño hacia la experiencia trascendente de Etty, grabada en el tiempo para siempre.

Echa un vistazo a las primeras páginas»