El «Jólabókaflód» o la inundación de los libros por Navidad

Pues no. No se nos ha ido la mano con el teclado😁
Lo hemos escrito bien: Jólabókaflód. Es la palabra con la que los islandeses denominan a la inundación de libros que cada año llega prácticamente a cada familia de la isla. Casi desde comienzos de noviembre, los islandeses se dedican a buscar y a encontrar con ahínco un libro especial para regalar a un familiar o amigo en la Nochebuena o el día de Navidad. Y así, los libros se convierten en los regalos estrella de estas fiestas.

La verdad es que nos ha encantado esta idea de generar una inundación de libros por Navidad.

Cuando el libro se transforma en regalo, actúa como un mensaje cómplice y generoso entre dos personas que se aprecian o se quieren. Y es que al buscar y regalar un libro, lo mejor de nosotros se impregna en las páginas que regalamos. Y así expresamos de la manera más inocente, sentimientos tan puros como «Me importas», «Te quiero» o «No te olvido». Los mismos ingredientes que dan un sabor único a una celebración especial en familia o con amigos, a un beso, o a un profundo abrazo.

En este año tan raro que se nos ha llenado de distancias sociales, el libro sigue siendo un lazo que nos une. Sería genial que nos animáramos a probar el Jólabókaflód. Y dejar así que los libros inunden de cariño, compañía y complicidad las vidas de las personas a las que queremos.

Una Navidad para abrazar con palabras. Todo un signo de esperanza… y también un guiño a un futuro mejor. ¿Te animas con nuestros libros?

 

Adiós a Carlos González Vallés, un hombre para la paz y la alegría

Paz y alegría. Con estas palabras firmaba el jesuita Carlos González Vallés en su blog y a él se las dedicamos hoy, el día de su fallecimiento con 95 años de edad. Esta expresión le retrata porque entre sus cualidades de autor prolífico, de profesor entregado, de hombre de vocación misionera, destacaba su carácter alegre y su sencillez humana con la que conseguía llegar a la gente. Sus reflexiones sobre la condición del hombre en el mundo eran la expresión de su mirada alegre y esperanzadora para afrontar con sencillez los retos más complejos de la vida. Nació en Logroño en 1925 en el seno de una familia que padeció las dificultades de la guerra civil y la ausencia del padre, muerto cuando él tenía 11 años. Y aún así, sus recuerdos guardaban el imborrable orgullo de un padre confiado plenamente en su hijo.

Con 16 años ingresó en la Compañía de Jesús y con 24 fue destinado a la India, donde encontró su hogar y cumplió con su vocación pastoral inmerso en sus comunidades. Estudió en la Universidad de Madrás y se licenció en Matemáticas en 1953. Fue ordenado en 1958 y destinado a enseñar Matemáticas en Ahmedabad.

Desde el principio fue consciente de que el inglés y el español eran suficientes para explicar matemáticas, pero no para llegar al corazón. Así que se volcó durante años en la inmersión lingüística del guyaratí. Conseguido su pleno dominio de la nueva lengua pudo ponerse al servicio de su misión, cambiándole la vida. Tradujo muchos conceptos matemáticos al gujarati para la Universidad de Gujarat. Incluso, contribuyó en gujarati a la enciclopedia Gnanganga sobre temas matemáticos. En la India publicó más de 70 libros sobre diversos temas: sociedad, familia, religión, moral, psicología de los que el Grupo de Comunicación Loyola atesora un buen número de sus títulos. Obtuvo numerosos premios, el Gobierno de Guyarat le otorgó cinco años seguidos el premio literario al mejor ensayo, en 1978 recibió la Medalla de Oro Ranyitram, el mayor galardón de la cultura guyaratí, y fue la primera y única vez que se ha concedido esta distinción a un extranjero.

En el año 2000 regresó a España. Una experiencia que le hizo sentirse migrante por partida doble. “Me sentí tan extraño cuando volví a España como me había sentido en la India al llegar allí”, decía. Y precisamente ese sentimiento le acercó más a la realidad: “Me sentí en casa en los dos sitios”. Por todo ello, con ese buen estado de ánimo que le distinguía escribió para Sal Terrae su último libro: Todos somos migrantes. Hoy, tras su último viaje, acogido en la Casa del Padre, nuestro deseo es que  la figura de Carlos González Vallés y su enorme y rico legado continúen inspirando sus sencillas palabras:

Es bueno encontrarnos.
En pantalla y corazón.
En compañía electrónica.
En Paz y Alegría.

La memoria viva de Benedicto XVI

«Sobre Benedicto XVI hay diversidad de opiniones. Pero mi libro también desenmascara las escandalosas manipulaciones que se llevaron a cabo para oscurecer su imagen ante la opinión pública”. Peter Seewald es un periodista alemán que durante los últimos 20 años ha tenido la oportunidad de entrevistarse con Joseph Ratzinger-Benedicto XVI en innumerables ocasiones. Nadie como él conoce al papa emérito y tiene la autoridad para escribir su biografía. Benedicto XVI, una vida, ve la luz con el sello Mensajero.

Lo sorprendente es que todos los ataques contra él, todos los intentos de cerrarle la boca y de presentarlo como si fuera el coco no han logrado impedir que, con sus ediciones de millones de ejemplares, pueda ser considerado como el teólogo más leído de los tiempos modernos y que se haya convertido para innumerables creyentes en un icono del verdadero catolicismo y de la fidelidad al mensaje de Cristo. Personas de todas las creencias religiosas e incluso ateas aprecian su inteligencia, su elevada cultura, su voluntad de diálogo y, no en último lugar, su manera de escribir, que lleva en sí algo de música. No es casualidad que se le llame el Mozart de la teología. Y eso permanecerá, como también lo harán su trilogía de referencia sobre Jesús y el histórico acto de renuncia con el que cambió el papado. Creo que no volverá a haber nadie como Benedicto XVI en la silla de Pedro».

Peter Seewald

La edición castellana de Benedicto XVI. Una vida, publicada en alemán por el periodista Peter Seewald es la biografía autorizada por el pontífice emérito, que recorre en profundidad la vida de Joseph Ratzinger-Benedicto XVI y a la vez, guía por las páginas de la historia que el propio protagonista escribió: como «novel» en el Concilio Vaticano II, como renovador de la teología, como el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y como Papa. El autor ha seguido sus pasos desde 1992, primer encuentro del que vendrían otros muchos y más de 2.000 preguntas. Sus largas conversaciones y entrevistas han permitido a Seewald tejer esta biografía al que suma el testimonio de cerca de 100 testigos, compañeros y amigos, entre ellos, su hermano Georg Ratzinger, fallecido el pasado 1 de julio. Otros tres libros suyos están dedicados al teólogo que dirigió los destinos del Vaticano durante ocho años (2005-2013).  El último de 2016, Benedicto XVI. Últimas conversaciones con Peter Seewald, ha vendido más de 22.000 ejemplares en todo el mundo. Entonces, el papa emérito hacía balance de los años como cabeza de la Iglesia, el primero en la historia del cristianismo que un papa dedica a su pasado. Ahora es el periodista alemán quien muestra al mundo en todo su ser “a un líder de la iglesia militante, a menudo controvertido y un pensador de clase mundial que cambió el papado como ningún otro pontífice«.

Benedicto XVI, la vida no elude la controversia y los momentos duros. A través de su experiencia vital el lector se asoma a la historia, al mundo, a la cultura de su tiempo: desde que nació en Alemania en 1927 hasta la actualidad. Su infancia, en aquella ‘patria del corazón’ donde mantiene recuerdos bellos y donde padeció el terror del periodo nazi:  «En la fe de mis padres encontré la confirmación del catolicismo como un baluarte de la verdad y la justicia contra aquel imperio del ateísmo y la mentira que representaba el nacionalsocialismo». Se adentra en su carrera académica como profesor de Teología en varias universidades alemanas; en etapa como arzobispo de Munich y Freising en 1977; en su vida en el Vaticano al frente de la Congregación para la Doctrina de la Fe; y por último, en su pontificado desde 2005 hasta 2013. Habla abiertamente de aquellos episodios más polémicos como los casos Williamson y Vatileaks, para él, «asuntos desagradables y, sobre todo, incomprensibles y perturbadores en sumo para las personas en el mundo en sentido amplio». Etapas que se van sucediendo interpretadas por su protagonista e iluminadas por el autor y los testimonios.

No es la primera vez que Seewald se adentra en las polémicas sobre Benedicto XVI, muchas veces impulsadas por sus críticos. Reconoce que se trata de una figura controvertida y hace suya la afirmación del filósofo francés Bernard-Henri Lévy: «Los prejuicios, la insinceridad, incluso la palmaria desinformación dominan cualquier debate». Ya su libro Últimas conversaciones recogía las primeras declaraciones del pontífice tras la renuncia con el deseo de contribuir a corregir imágenes falsas difundidas del sustituto de Juan Pablo II. Con 78 años de edad asumió la dirección de una iglesia integrada por 1.200 millones de fieles con el convencimiento de que su auténtico problema no radicaba en la disminución del número de miembros, sino en la pérdida de la fe y puso su inteligencia al servicio del conocimiento y la formulación de los misterios de la fe. “Su especialidad consistía en desenmarañar asuntos complejos, en mirar a través de lo meramente superficial. Ciencia y religión, física y metafísica, pensamiento y oración: Ratzinger conjugaba estas facetas para llegar realmente al núcleo de la cuestión. Y la belleza de su lenguaje intensificaba aún más la profundidad de sus pensamientos”, afirma el autor.

El deseo de Seewald es recrear el recorrido más veraz y completo de una vida con sus sombras, pero también con sus luces, con la esperanza de que el lector descubra una nueva perspectiva a la vida del hombre que ha existido siempre tras el Papa. Por eso, Benedicto XVI, una vida, es la memoria viva del papa emérito. Una biografía muy necesaria para conocer, reflexionar y llegar a conclusiones propias sobre esta enorme figura de la Iglesia Católica de los siglos XX y XXI.

Jesse y sus zancadas hacia Dios

Más que una autobiografía, el atleta norteamericano Jesse Owens (12 de septiembre de 1913- 31 de marzo de 1980) compartió su interior, íntimo y humano, con el periodista y escritor Paul Neimark. Un testimonio que este mes de septiembre, 40 años después de su muerte, el Grupo de Comunicación Loyola publica en castellano gracias a la traducción de José Manuel Burgueño y Jorge Burgueño para el sello Mensajero. El relato, inspirador y motivador, lleva por título Jesse Owens. Una autobiografía espiritual y en él refleja una historia interna, de luchas, de sueños y de victorias. Su hija Marlene Owens Rankin agradece brevemente esta edición castellana porque supone trasladar a nuevas generaciones de jóvenes y adultos el triunfo de su padre plantando cara a la adversidad.

Nieto de esclavos en los campos de algodón de Alabama, Jesse Owens consiguió algo que nadie había logrado hasta entonces, cuatro medallas de oro en los mismos Juegos Olímpicos y en un momento histórico en que la victoria se convirtió en heroicidad: 1936, cuando Adolf Hitler se propuso mostrar al mundo la superioridad de la raza aria sobre todas las demás desde la sede olímpica de Berlín. No pudo. Jesse Owens, un atleta negro, alto y desgarbado procedente de los campos de cultivo de Alabama y los guetos de Cleveland, demostró al mundo que la superioridad no se basaba en el color de la piel.

Con sus medallas en 100 metros, 200 metros, salto de longitud y relevos 4×100-, el héroe de Berlín (como titularon en español la película de 2016 sobre su vida, Race) no imaginaba que, tras conocer la inmortalidad, al volver a casa en Estados Unidos, le esperaba el descenso a los infiernos.

Este es el relato de la vida de un espíritu indomable como Jesse Owens, sobre la dignidad del alma humana, la capacidad de superación y la fuerza de la fe. Una fe que había prometido a su padre mantener, por la que luchó durante toda su vida, y que en la plenitud de su vida quiso compartir con el mundo escribiendo esta autobiografía espiritual.

“Jesse es un autorretrato de la vida de Jesse Owens. Más allá de una simple biografía, muestra los mecanismos internos de un ser humano real. El destino contra el que luchó, los amigos y la familia que le dieron fuerza y el Dios que respondió a sus plegarias”.

Con un lenguaje llano y sincero, los capítulos de este libro son, como señala en el prólogo Fernando Millán –doce años prior general de los carmelitas y runner pertinaz–, «como las zancadas del corredor que se va acercando a una meta. Esta carrera del atleta del espíritu será sin duda iluminadora y provocativa para el lector con inquietudes espirituales y, sobre todo, para el que busca a Dios, quizás incluso por caminos insospechados. Como descubrió Owens, en esa carrera, a veces demasiado larga y demasiado difícil, debemos aprender (…) “la gran verdad de que Dios nunca nos deja… Somos nosotros quienes le dejamos”».

VER LIBRO »

 

11 consejos de vacaciones para grandes lectores

Durante más de 100 años, con nuestros sellos Sal Terrae y Mensajero, hemos contribuido a publicar toda clase de libros. Un tiempo fantástico para observar a generaciones enteras de lectores y descubrir las claves para disfrutar de la mejor lectura. ¡Ésa que es capaz de exprimir y disfrutar hasta la última letra!

Este año está siendo especialmente complicado. Por eso, en estas vacaciones -tanto si sales de casa como si te quedas- lo mejor sería que desconectaras todo lo posible. Y tampoco hay que complicarse ahora con grandes viajes, maletas cargadas de aquí para allá…. Y para desconectar bien, unos buenos libros, pueden ayudarte mucho. Aquí tienes unos consejos para ayudarte a disfrutar intensamente de tus lecturas: 

    1. Empieza haciendo que leer sea algo placentero. Lánzate con los temas que te gustan más o que llaman tu atención. 
    2. Encuentra un lugar agradable para sentarte a leer (en la playa, en el campo, un río… o en tu casa si eres de los que este año no van a salir). Un sitio donde no te distraigas mucho. ¡Y que tenga buena iluminación!  
    3. Hay quienes se pegan atracones de lectura, pero si a lo largo del año no has podido leer mucho, lo mejor es empezar poco a poco. Así no dejarás el libro abandonado a la primera. Elige un momento del día dedicado solo a leer. Lo importante es que te marques un tiempo que puedas llenar leyendo. Por ejemplo, 30 minutos diarios, 10 páginas, o un capítulo entero. Y si lo, superas… ¡déjate llevar!
    4. Explora la portada. Es un elemento que condiciona mucho tus ganas de abrir un libro. La portada te da una ligera idea de lo que te vas a encontrar. Y al final, es la imagen que tu cerebro proyecta al recordar el libro. En este juego creativo, hay mucho que leer y descubrir. Al empezar un libro, al retomarlo cada día y también al terminarlo.
    5. Pregunta. No tengas miedo al diccionario. Ni tampoco a Google o a Wikipedia, siempre que no te distraigas en ellos demasiado. 
    6. Leer es maravilloso, sí. Pero no todos los autores escriben para ti, ni tú estás hecho para cualquier libro. Hay libros que aburren o no te enganchan lo suficiente por muchos motivos. Si te encuentras con uno…, déjalo y ponte a leer otro. Ojalá puedas retomarlo en otro momento y quizá te sombre.
    7. Lee pausadamente. Estás de vacaciones y no hay que correr. La buena lectura se hace sin prisas. Despacito y con buena letra. Olvídate del estrés y disfruta.
    8. ¿Te has puesto a leer en alto? Tu cerebro se ha cansado y se divierte con otras cosas. Como por ejemplo, que te escuches a ti mismo. Para procesar de verdad la información, lo mejor es leer mentalmente
    9. No tener un hábito de lectura es horrible. Pero que la lectura te lleve a la indiferencia… ¡es mucho peor! Un buen libro te tiene que mover y abrir un diálogo. Habla de lo que has leído, comparte tu opinión con otras personas que amen la lectura. Con tu familia, con tus amigos. Las redes sociales pueden ser el espacio perfecto para dialogar y descubrir más libros.
    10. ¿Por qué no intercalar lecturas? Hay muchos que solo pueden leer un libro desde el principio hasta el final. Pero también hay muchas personas que intercalando dos libros, alimentan todavía más su deseo por leer. Ponte a prueba y déjate sorprender.
    11. La lectura en papel es pura experiencia sensitiva. El ruido al pasar las páginas. El inigualable olor a libro nuevo, o antiguo. El sentir el peso, la textura de las hojas… El libro en papel para muchos es algo casi mágico. Pero hoy en día, la tecnología nos ofrece otra forma de leer -quizá no tan sensitiva-, pero sí enormemente práctica. ¿Por qué no descubrir el mundo de los ebooks? Este tipo de lectura es muy económica y permite abrirte a muchas posibilidades. Aquí te descubrimos algunas de las principales ventajas y cómo disfrutar de un libro en formato ebook sin necesidad de tener un dispositivo.

En todo caso, tú eliges cómo quieres leer para disfrutar y disfrutar leyendo. ¿Te animas a probar?

Entra a nuestra librería online

La pandemia en clave ignaciana, una contribución de la revista Manresa a la reflexión sobre la crisis del coronavirus

«Le toca a la teología y al ámbito religioso colaborar en la reflexión que se ha hecho sobre la pandemia desde la perspectiva sanitaria, política o económica». Así presenta la revista Manresa su contribución con el especial número de verano que suma a todo ello el análisis ignaciano. Los siguientes jesuitas -la mayoría son autores del Grupo de Comunicación Loyola- miran con profundidad las realidades tocadas por el coronavirus para iluminarlas desde las claves ignacianas: Darío Mollá, Josep Giménez, Cristóbal Jiménez, Toni Catalá, Álvaro Lobo, Rufino Meana, Luis María García Domínguez, Javier Melloni y Pedro Rodríguez López.

Primero buscan respuestas a grandes interrogantes que todo este tiempo de pandemia rondan  la mente y la fe del creyente: ¿Cómo rezar en este momento que estamos viviendo? ¿Qué nos dice Dios en esta situación? ¿Dónde está la esperanza? ¿Cómo afrontar los miedos? ¿Cómo desarrollar el oficio ignaciano de consolar? ¿Es posible acompañar para recorrer un camino de libertad y de sanación que hagan la existencia del sujeto más digna, más amable y más libre? ¿Cómo contemplar y dejarnos interpelar por la difícil realidad? ¿En qué nos puede cambiar la enfermedad? ¿Qué podemos aprender de la historia de la Compañía de Jesús en su atención material a los enfermos con una sólida propuesta espiritual, la de prepararse para la muerte y el encuentro con el Redentor?

Detrás de cada una de ellas, ofrecen respuestas inspiradas en los Ejercicios Espirituales de Ignacio de Loyola y que ofrecen la oportunidad de ubicarnos, 500 años después, como Iglesia y sociedad en medio de una pandemia como la que estamos viviendo. “El problema de nuestra sociedad es que hemos dejado de mirar al cielo entretenidos en una realidad virtual que pretende sustituirlo. Hemos olvidado que el mundo que hemos construido no agota la realidad, sino que es el escenario en el que aprendemos para ir más allá de nosotros a través de nosotros mismos y así alcanzar siguientes dimensiones de la realidad que no se agotan en la biológica”, dice Melloni en su reflexión dedicada a La enfermedad como camino en san Ignacio.

En todos los artículos, en todas las realidades analizadas por los autores, el fracaso y el sufrimiento aflora como una gran oportunidad de volver a lo esencial: “La perspectiva de la muerte siempre nos ayuda a reubicarnos en la vida y a preguntarnos qué es lo importante”, afirma Álvaro Lobo en su perspectiva Se nos había olvidado sufrir: claves ignacianas para acercarse a la crisis del Covid-19. Y sigue: “El misterio de la cruz es una oportunidad no buscada para sentir que no estamos solos y que, en medio del dolor y del fracaso, estamos acompañados, queridos y comprendidos por Jesús. Pero sobre todo para “considerar cómo la Divinidad se esconde” [Ej 196] en la humanidad más frágil, asumir que el dolor forma parte de un camino –tanto individual como comunitario– que no conocemos y en el cual Dios nos acompaña y no nos abandona.

Una imagen y unas palabras enmarcan esta última revista Manresa. La imagen, la de del papa Francisco oficiando la oración en la plaza de san Pedro del Vaticano solo, sin público y bajo la lluvia. Las palabras, aquellas que pronunció en una entrevista a un programa de televisión y que hoy cobran todo el sentido en medio de los discursos que relacionan la pandemia con la ira de Dios : “Dios perdona siempre, nosotros de vez en cuando, la naturaleza nunca”.